http://tunein.com/embed/player/s85715/ (Enlace con Radio Stereo Romance para escuchar el programa radial "Renovación en Marcha" los sábados de 8 - 9 AM y Radio Revista "Libre Pensamiento" los lunes, miércoles y viernes de 8 - 9:30 AM)

lunes, 4 de febrero de 2019

DE LA NEUTRALIDAD “ACTIVA” DEL EJERCITO - ¿NACIONAL?


A raíz de las “orientaciones” de la Ex Ministra de Gobernación Ana Isabel Morales a un grupo de militantes del orteguismo, al parecer no tan fieles como se supone, pues de ellos mismos se filtró el dislate de la susodicha, el pueblo nicaragüense se dio cuenta de lo que habíamos venido denunciando desde hace muchísimos meses atrás, el involucramiento del Ejercito, que se dice Nacional, en todos y cada uno de los actos de represión desde que estalló el conflicto el 19/4 del año pasado. Leímos el comunicado del vocero oficial y aunque trata de desmarcarse de las palabras que acusan a la institución castrense de ejercer labores de inteligencia en contra del pueblo nicaragüense, vamos a recordarles un poco su actuación durante estos meses en los que Nicaragua ha estado sometida al vandalismo, a los crímenes, incluso de Lesa Humanidad y a un estado de sitio de hecho, impuesto por policías, paramilitares y el mismo ejército. Veamos. 

1.- En los primeros dias de la represión, entregaron el armamento que estaba en almacenes militares, remanentes de la guerra de los años 80’s y que habían sido enviados por Libia y Vietnam entre otros países. Fusiles M – 16 y AR – 15 en su mayoría. Si hacemos memoria y observamos los videos de los primeros paramilitares armados, notaremos la gran cantidad de este tipo de fusiles en manos de estos delincuentes. Estos fusiles no cayeron del cielo, ni estaban en manos de civiles. 

2.- Entrenamiento de los contingentes de la juventud sandinista, devenidos en fuerzas paramilitares y prácticas de tiro en polígonos que pertenecían al ejército, ahora en manos privadas de allegados a este, por parte de oficiales de la institución castrense. Fue en el Polígono de la Empresa Magnum S. A. ubicada en el kilómetro 21 Carretera a Masaya, donde fueron las instalaciones de la II Zona Militar el lugar donde se entrenaron parte de las huestes paramilitares que asolarían el país.              

3.- Facilitación de los fusiles M – 24 SWS a los paramilitares. Estos fusiles fueron utilizados para las prácticas e instrucción de los Francotiradores del Comando de Operaciones Especiales del Ejército, COE, los que fueron dejados por los instructores norteamericanos que entrenaron a dichas tropas a raíz de su salida en el año 2013.

4.- Facilitación de la técnica y la tecnología para la utilización de drones de uso militar, procesamiento y entrega a la policía y paramilitares de toda la información recabada en los diferentes tranques y barricadas del país. Esta información fue fundamental para la posterior Operación Limpieza desarrollada en todo el país. 

5.- Recopilación de información de campo a cargo de la Dirección de Información para la Defensa, DID, en todo el país, sistematización y entrega a la policía y paramilitares para operar en base a la misma durante las Operaciones Limpieza llevadas a cabo. 

6.- Complicidad por omisión, en el mejor de los casos, de la organización,  armamento y operatividad del paramilitarismo en el país, al permitir la violación de la Constitución Política que establece que no pueden haber otros cuerpos armados más que los establecidos por la ley. Como un recordatorio, el artículo correspondiente:

Arto. 95.- El Ejército de Nicaragua se regirá en estricto apego a la Constitución Política, a la que guardará respeto y obediencia. Estará sometido a la autoridad civil que será ejercida directamente por el Presidente de la República, en su carácter de Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, o a través del ministerio correspondiente. No pueden existir más cuerpos armados en el territorio nacional, ni rangos militares que los establecidos por la ley.

La violación de este artículo de la Constitución Política es la causa fundamental de los cerca de 600 asesinados, los más de mil desaparecidos y los más de 700 secuestrados políticos que se contabilizan en todo el periodo que dura la insurrección cívica del pueblo nicaragüense.

7.- Participación en las operaciones limpieza de todo el país. Este hecho fue ampliamente documentado por los cientos de jóvenes que se encontraban en los tranques de los departamentos, reconociendo a oficiales en servicio activo. Demás está decir del armamento utilizado, que no es de uso de la Policía Orteguista, entre estos: Ametralladoras pesadas del tipo PKM, una de las cuales fue recuperada por los jóvenes en Jinotepe; Lanzacohetes RPG – 7; Lanzagranadas M – 79; Ametralladoras Ligeras RPK; Fusiles de Francotirador Dragunov, M – 24 SWS y los nunca antes vistos en nuestro país, los fusiles Catatumbo, de fabricación venezolana; Fusiles de asalto AK – 103, AKM y AK – 47 entre otros. 

8.- Conocimiento y permisividad cómplice de la institución castrense en la participación de ex oficiales de alta graduación del ejército en la organización y operatividad de una fuerza paramilitar al margen de las leyes. No se vale el argumento de que actuaron en su calidad de ex miembros del ejército y en su carácter personal, dado que el actuar de esta agrupación criminal y delincuencial violaba la Constitución Política. Hay innumerables fotos que muestran a varios altos oficiales del ejército haciendo gala de sus armas luego de las Operaciones Limpieza en el norte del país, entre ellos: Mayor (R) Silvio Palacios, Coronel (R) Leonardo Guatemala, Teniente Coronel (R) Manuel Castillo Gámez, Mayor (R) Mario Bolaños, Coronel (R) Adolfo José López Quintero, entre otros. La lista es mucho mayor y se extiende a todos los departamentos del país y sobresalen Generales, Coroneles, Tenientes Coroneles, Mayores, Capitanes y Tenientes. 

9.- Captura en las fronteras con Costa Rica y Honduras y su posterior entrega a la policía oteguista, de personas que huyen de la represión desatada por las fuerzas policiales y paramilitares del gobierno, poniendo en riesgo su vida e integridad personal. Uno de ellos fue el Coronel en Retiro Carlos Brenes Sánchez, fundador del EPS y Jefe destacado de unidades militares durante su larga carrera militar en las filas castrenses, el cual fue capturado en la frontera con Costa Rica por efectivos del ejército y luego fue vilmente entregado a la policía para su encarcelamiento y acusación infame de actos de terrorismo y crimen organizado. El Coronel Brenes fue juzgado la semana pasada y condenado a 32 años de prisión por delitos que nunca cometió. Una traición en toda regla de parte de una institución a la que dedicó los mejores años de su vida. 

Estos son los hechos, comprobados con fotos y videos durante las protestas y las operaciones limpieza. El ejército podrá decir que no participaron en las acciones de represión y pedir pruebas, sin embargo estos argumentos se caen por si solos ante la contundencia de los señalamientos que ha hecho durante todos estos meses el pueblo nicaragüense. No es solamente repetir eslóganes vacíos de contenidos que no soportan las evidencias ciudadanas, ni proteger mezquinamente privilegios económicos a costa de la complicidad con la masacre, que el régimen al que se subordinan, llevó a cabo durante los meses anteriores. Se es cómplice por acción u omisión y todo parece indicar que el ejército, que se dice nacional, actuó de ambas formas, protegiendo a un régimen criminal y asesino que se ensañó contra su propio pueblo, lo cual contradice el eslogan oficial pues “Ni hacen lo que dicen, ni dicen todo lo que hacen”.  


lunes, 28 de enero de 2019

LAS SORPRESAS DE ENERO


El mes de enero, contrario a lo esperado, nos ha traído agradables sorpresas que vienen a revitalizar las esperanzas de los nicaragüenses, tanto los que están dentro sufriendo la represión del régimen, como los que nos encontramos en el exilio. Una serie de eventos han copado la atención y el interés del pais, asi como el accionar de la comunidad internacional a la que se le pedía mayor celeridad en su actuar. Los tiempos de la diplomacia no caminan al ritmo que todos quisiéramos, pues lo que ellos miden en gestos y comunicados, en Nicaragua se contabilizan en más secuestros, mas desaparecidos, mas torturados, mas asesinados. 

Quizás el elemento más importante sea la situación que se vive actualmente en Venezuela, tomando en cuenta que la narco-dictadura de Nicolás Maduro es el principal soporte político de la de Ortega – Murillo y desde el 2007, fecha en que se firmaron los convenios petroleros entre el “eterno” y el “comandante”, constituyeron el respaldo económico con el que se edificó un gobierno totalitario, hegemónico y dictatorial, si es que pudiese haber alguna diferencia entre estas tres categorías. Venezuela constituye hoy en día un gobierno que trata por todos los medios de sobrevivir algunos dias mas, para poder forzar alguna negociación que le permita al menos poner a buen resguardo las inmensas fortunas acumuladas luego de años de saqueo indiscriminado a las arcas públicas, del asalto a las empresas cuyos dueños fueron confiscados de la manera más burda imaginable, tanto por Chávez como por Maduro, pero sobre todo, fortunas provenientes del narcotráfico, actividad criminal en la que están envueltos políticos chavistas, maduristas, militares y policías. El mundo entero espera que la caída de estos facinerosos sea pronto, pues cada día que pasa los muertos, heridos y presos se cuentan por docenas. 

Lo que pase en Venezuela repercutirá de manera directa en Nicaragua. Si ya desde el año pasado la ayuda del país sudamericano se había reducido al mínimo, los últimos eventos arrastrarán en su caída al régimen de Ortega, quien en un intento desesperado por paliar desde ya lo que se le viene encima, introduce leyes y reformas fiscales que pretenden sacar plata donde no la hay. Albanisa ha sido declarada proscrita por el gobierno norteamericano y prácticamente ha sido decretada su muerte mediante la Orden Ejecutiva 13850 del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que bloquea las operaciones de la petrolera estatal venezolana PDVSA. Se termina totalmente el soporte financiero para Ortega y finalmente el apoyo político en la OEA con el cambio del representante venezolano en dicho organismo. Poco a poco el Presidente Encargado Juan Guaido toma las riendas del país y es cuestión de tiempo para que los capos del Cartel de los Soles rindan su rey.

Pero las malas noticias para Ortega no llegan solas. Primero fue visitado por dos enviados del Departamento de Estado norteamericano, una visita por demás interesante si tomamos en cuenta los antecedentes de ambos personajes. Julie Chung y Michael McKinley fueron funcionarios de alto rango en la Embajada de Colombia, McKinley fue de hecho Embajador ahi y los dos son considerados especialistas en los esfuerzos de extradición  de paramilitares y narcotraficantes realizados en dicho país, destacándose que más de 1200 de estos fueron trasladados a las cárceles norteamericanas a purgar sus condenas. Un mensaje subliminal en toda regla para Ortega. Al entendido por señas. 

Otra mala noticia para el régimen fue la visita de la delegación del Parlamento Europeo después de haberle negado su entrada al país, lo que destaca el doble juego y discurso que tiene que mantener, uno a lo interno dirigido a la gleba que lo sigue y otro para el exterior. Tuvo que aceptar la visita de los eurodiputados a las cárceles, en donde estos se entrevistaron con nuestros heroicos secuestrados políticos, hombres y mujeres, pero además de eso, el país entero y la comunidad internacional escuchó por boca de dichos personajes el desmontaje del argumento principal que Ortega ha pretendido hacer creer al mundo entero: que fue víctima de un golpe de estado orquestado por el Imperialismo Norteamericano. Lo más aplastante para terminar de desenmascarar la narrativa gubernamental, fue la burla hecha con toda la seriedad posible, al mencionar que en Nicaragua hay más terroristas que el Estado Islámico, Siria e Irak juntos, refiriéndose a las absurdas acusaciones que los sicarios judiciales del régimen hacen a todo el que es capturado y juzgado por el sistema. El respaldo dado por los diputados europeos al informe del GIEI debiera preocuparle mucho más a Ortega y a Murillo que la amenaza de revisión del convenio comercial. Es un aviso muy diplomático pero directo. 


Y más malas noticias para el régimen: el asesor económico de Ortega, Bayardo Arce Castaño, picó espuelas como dicen los mejicanos y salió del país desde comienzos de la semana pasada en una jugada de pisa y corre, dejando a la doña con la pelota en la mano. Una salida con mayor peso e importancia que la de Rafael Solís, pero no esperen ni entrevistas ni confesiones de secretos ocultos. Es una fuga en toda regla, con un impacto político enorme entre la grey chamuca, que ya no sabe si el próximo en irse será el comandante. El desgrane en la cúpula poco a poco se va produciendo y lo único que mantiene unido a los que quedan es el miedo a pagar por las atrocidades cometidas. El mensaje que les deja don Bayardo es que hay que irse ahorita que se puede, para luego es tarde. 



Finalmente, el fin de semana trajo la última mala noticia: el Comité de Ética de la Internacional Social recomienda por unanimidad la expulsión del FSLN de la IS. Sería el primer caso de una expulsión en este organismo, sin embargo es necesario aclarar que el orteguismo nunca fue ético, ni socialista, ni revolucionario, ni nunca en sus años de miserable existencia representó los valores de la IS, ni siquiera asumió el legado del General Sandino de Soberanía y Dignidad Nacional. El orteguismo desde su llegada al poder se encargó de desaparecer la esencia del sandinismo, convirtiéndose en un régimen depredador de los recursos naturales, saqueador del erario público, entreguista a conveniencia y vende patria con el cuento del canal interoceánico, asaltante de los recursos de la cooperación petrolera venezolana y a raíz de la Insurrección Cívica Ciudadana de Abril del 2018, convertido en un régimen asesino que carga sobre sus hombros la triste acusación de cometer Crímenes de Lesa Humanidad, los cuales hay que repetirlo hasta la saciedad, son Imprescriptibles.