http://tunein.com/embed/player/s85715/ (Enlace con Radio Stereo Romance para escuchar el programa radial "Renovación en Marcha" los sábados de 8 - 9 AM y Radio Revista "Libre Pensamiento" los lunes, miércoles y viernes de 8 - 9:30 AM)

jueves, 13 de junio de 2019

DE LA AMNISTIA AUTO OTORGADA POR ORTEGA


La Excarcelación de los Secuestrados Políticos hecha efectiva el día 11 recién pasado, ha provocado reacciones encontradas tanto dentro como fuera del país. Los plumíferos a sueldo del régimen, paramilitares del micrófono y apostados desde las redes sociales, quieren convencer al rebaño orteguista que el adefesio jurídico auto otorgado por Ortega, la famosa amnistía, fue una graciosa concesión del comandante para quitar el estandarte de lucha de la oposición de los Reos Políticos. Igualmente les dicen que, además, fue un movimiento político fríamente calculado por Daniel, para desmontar las sanciones europeas y norteamericanas.

Es importante analizar estos ejes de propaganda de los corifeos, para, no solo desmontarlos, sino contrarrestarlos en las calles, en las redes, en el barrio y hasta en la familia. La amnistía es un mecanismo legal, jurídico, que otorga el perdón y convoca al olvido de la causa que la originó. Protestar pacíficamente es un derecho constitucional, no es un delito que se comete al ejercerlo. La inmensa mayoría de los que se encontraban, no presos, sino secuestrados, fueron capturados, ilegalmente, por ejercer ese derecho. Fueron igualmente capturados por marchar pacíficamente en las marchas auto convocadas, luego de que el régimen montara las Operaciones Limpieza y procedieran a identificar a todos aquellos que estuvieron en marchas, vigilias, protestas callejeras o tranques. La identificación, no está demás mencionarla, fue hecha por medios técnicos, mediante fotos, videos, grabaciones realizadas por agentes de inteligencia de la Policía, del Ejército y evidentemente, por el señalamiento de los sapos del barrio que viven entre la indignidad y la estulticia por denunciar a sus propios vecinos. 

Entonces, si no hay un crimen comprobado, si no hay una acusación que se sostenga por sí misma, cuando hay señalamientos de que todo fue un montaje ordenado por el Ejecutivo, pero sobre todo, cuando innumerables juristas de prestigio, plantearon los mecanismos para liberar a los secuestrados políticos sin incurrir en el adefesio de una amnistía, de que estamos hablando? Sencillamente, estamos hablando que la amnistía la necesitaban los que de verdad cometieron los crímenes, las violaciones, las mutilaciones, las desapariciones forzosas, las ejecuciones extra judiciales, las torturas, los saqueos. Estamos hablando de los que están en la otra acera, en la acera del gobierno, en la acera de los que usaron armas de guerra para sofocar una protesta pacífica, del lado de los que utilizaron ametralladoras, lanza cohetes, fusiles de francotirador, entre otras, para retomar el control de las calles. Las “Operaciones Limpieza” ejecutadas por el gobierno fueron una carnicería despiadada en contra de los jóvenes que se mantenían protestando en los tranques. Únicamente se comparan, y las superan, a las ejecutadas por la Guardia de Somoza en 1978, luego de la Insurrección de Septiembre de ese año. Nunca hubo el uso desmedido de la fuerza cuando Ortega ordenaba las asonadas durante los gobiernos de los años 90’s. Y ahí hubo saqueo, destrucción, obstaculización de los servicios públicos y muerte. Y no se crearon fuerzas paramilitares, ni se asesinaron a los opositores de aquel momento, ni siquiera los encarcelaron, ya no digamos, torturarlos, desaparecerlos, mutilarlos, violarlos o ejecutarlos, como se hizo durante la Insurrección Cívica Ciudadana de Abril. 

Con esto de la auto amnistía de marras, se me vino a la memoria ciertos hechos relacionados con este tipo de medidas en el pasado no tan pasado, que lo único que han tratado, igual que ahora, es dar impunidad a los verdaderos asesinos, saqueadores y delincuentes, lo cual nos reafirma que Daniel Ortega es fiel a su historia, a su Modus Operandi, a su ADN. Se contabilizan 52 amnistías en nuestra historia política moderna, sin incluir esta última, y recuerdo un par de ellas, la 51 y 52. La primera, fue un compendio de barbaridades y abarcó a todos los indiciados en diferentes actuaciones criminales, sobresaliendo las siguientes: 1) El asesinato de Arges Sequeira Mangas el 23 de Noviembre de 1992, Presidente de la Asociación de Confiscados de Nicaragua y de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios, UPANIC, por parte de un ex oficial de la Dirección General de la Seguridad del Estado y posteriormente de la Dirección de Información para la Defensa, DID, el Teniente Coronel Frank Ibarra, bajo un inexistente Frente Punitivo de Izquierda, un invento de los “Inteligentes” para darle el cariz político necesario a un vil crimen ordenado desde las alturas del “Gobierno de Abajo”. 2) La toma de un sector de la ciudad de Estelí y el asalto a cinco bancos, con el consecuente robo de una cantidad estimada en cinco millones de dólares por el ahora paramilitar, Mayor retirado del Ejército, Víctor Manuel Gallegos (a) “Pedrito El Hondureño”. Esta acción ejecutada el 21 de Julio de 1993 fue organizada siguiendo directrices del mismo de siempre, Daniel Ortega, para mantener en jaque al gobierno de Violeta Barrios de Chamorro y costó la vida de cerca de 40 personas y decenas de heridos.  

La amnistía número 52 fue increíblemente cínica y el preludio del “Pacto de los Mengalos” entre Ortega y Arnoldo Alemán. Se promulgó para llevar la “armonía” entre las bancadas de concejales del PLC y el FSLN, luego de un pleito que finalizó con el asalto de la Alcaldía, en ese entonces en manos de los liberales por parte de seguidores de.. Quien? Del mismo! Del que prometió Gobernar desde Abajo! Y años después, llegamos a la famosa auto amnistía, la numero 53, todo un adefesio jurídico aprobada a matacaballos, que lo único que pretende, bajo el pretexto de querer demostrar lo “perdonavidas” que es el comandante, es llevar la tranquilidad a las huestes policiales y paramilitares, de que no serán juzgados por los Crímenes de Lesa Humanidad cometidos desde Abril del año pasado, algo totalmente imposible en estos tiempos en los que la Justicia Universal tiene un brazo muy largo.    

Roberto Samcam Ruiz
Mayor en Retiro Ex EPS
San José, Costa Rica
Sígueme en robertosamcam.blogspot.com

viernes, 31 de mayo de 2019

UN REGIMEN DESESPERADO Y FALTO DE IDEAS


Todo parece indicar que el régimen Ortega – Murillo va a la desesperada, tratando de llegar a los plazos fatales del mes de Junio con buenas calificaciones, suficientes como para convencer a la comunidad internacional que no es necesario aplicar las sanciones, pues está cumpliendo a cabalidad los acuerdos suscritos con la ACJD, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la OEA y El Vaticano. Luce totalmente desmadejado en estos vanos intentos, lo cual lo hace cometer errores garrafales, perdiendo la ínfima credibilidad que pudiera tener entre algunos países, que a pesar de ser un régimen que ha cometido Crímenes de Lesa Humanidad, aun le otorgan el beneficio de la duda o están muy doblegados ante las dadivas del madurismo venezolano, traducido en el crédito petrolero que aún no les cobran. Veamos algunos de estos dislates. 

1.- Plan de Retorno Seguro. Un plan más para la venta en el exterior, que para ser creído o siquiera considerado por el exilio político nicaragüense. Una acción unilateral del gobierno con el objetivo de hacer creer a la comunidad internacional que todos pueden regresar con tranquilidad al país. Nadie en su sano juicio está pensando en hacerlo, ya que los pocos que se han atrevido, o han sido engañados y están de nuevo en las cárceles, o son vigilados y asediados todo el tiempo, o se convirtieron en vulgares soplones de la policía orteguista y aun así, estos nuevos “orejas” o chivatos tienen que reportarse diariamente en el comando policial como acto de contrición por sus “pecados golpistas”.  

2.- Política de Estado para una Cultura de Paz y Reconciliación. Un gobierno que ha cometido Crímenes de Lesa Humanidad contra su propio pueblo, ensañándose en lo más preciado de una sociedad, su juventud, promoviendo paz y reconciliación suena a chiste de mal gusto. Un gobierno que presenta como diploma de promoción, de acuerdo a datos de la Asociación Nicaragüenses Pro Derechos Humanos, ANPDH, 593 ciudadanos asesinados y 4,729 heridos en la guerra que el Estado Orteguista ejecutó en contra de la población civil y desarmada, solo puede ser producto de una mente cínica y desquiciada. Probablemente pueda tener algún efecto afuera del país, pero adentro de Nicaragua se traduce en más represión de la guardia orteguista, mas capturas ilegales, mas prohibiciones al legítimo derecho a la protesta, más restricciones al derecho establecido en la Constitución Política de la libre movilización. Paz y Reconciliación para el régimen Ortega – Murillo significa mantener un Estado de Sitio en todo el país. 

3.- Ley del Perdón. No han podido, ni podrán, obligar a la ACJD a aceptar y firmar una Amnistía para los crímenes cometidos a partir del 18/4/18, por lo tanto, se aventuraron a promulgar su propia ley, bajo el rimbombante nombre de “Ley del Plan Integral de Atención a Victimas del Terrorismo Golpista de Abril, Mayo, Junio y Julio del 2018”. Una acción unilateral más para el consumo interno y si sobra, venderlo al exterior. Se trata de mantener agrupado al rebaño orteguista, que poco a poco se viene dando cuenta que en algún momento será negociado y quedarán a expensas de la Justicia. No existe posibilidad alguna que Crímenes de Lesa Humanidad queden impunes de la Justicia Universal. “Vamos con Todo” y “Pija y Candela contra estos HP”, no solo fueron las órdenes del más alto nivel del gobierno, Vicepresidenta y Presidente, respectivamente, sino que fue el punto de partida de una verdadera masacre en contra del pueblo nicaragüense, en donde se vieron fenómenos jamás vistos en Centroamérica, tales como el Paramilitarismo y patrones de violencia sistemáticos que desataron en contra de la población civil. Cerca de 30 jóvenes mutilados en al menos uno de sus ojos, producto del uso de balas de goma utilizados por la Policía Nacional; cerca de 200 asesinatos provocados por un solo disparo, mediante el uso de experimentados francotiradores que solo pudieron salir del Comando de Operaciones Especiales, COE, del Ejercito Nacional o de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía; DOEP; de la Policía Nacional;  violaciones y agresiones sexuales sistemáticas a prisioneros, hombres y mujeres, desapariciones forzosas de prisioneros cuyos cuerpos no aparecen al día de hoy; las Operaciones Limpieza que fueron verdaderas labores de exterminio, superando con creces las de Somoza en 1978. Con este prontuario nefasto y ante esta Ley del orteguismo para auto exculparse, solo cabe una sola respuesta: Ni Perdón, Ni Olvido!

4.- Aparición de armas y cadáveres. Falto de ideas y para validar su propia “Ley del Perdón”, encuentran armas en Carazo y en un negocio de un hijo del Dr. Carlos Tunnerman Bernheim, vaya coincidencia, Que son las mismas! Un fusil Garand, un fusil FAL, una Sub ametralladora UZI, un AK - 47 y la Ametralladora PKM. Detengámonos un poco en estos hallazgos: el fusil Garand forma parte de los remanentes de la guerra contra la guardia somocista, la mayoría se encuentra en los almacenes del Ejército; el fusil FAL, remanentes de la guerra contra Somoza, la mayoría de ellos enviados por el Gobierno de Carlos Andrés Pérez y del General Omar Torrijos al Frente Sur Benjamín Zeledón, estaban bajo resguardo del mismo Ejército y fueron entregados a las fuerzas paramilitares sobre todo en Managua y en el norte del país (revisando los videos del año pasado confirmaremos esto); la Sub ametralladora UZI de fabricación israelí, remantes de la guerra contra Somoza, no es un arma común en Nicaragua, quedaron algunas en manos de altos oficiales del Ejército y de la Policía, el Comisionado Mayor Juan Valle Valle parece tener un apego especial a la suya, revisen las fotos, aparece siempre con un AK – 47 y con una UZI, y finalmente, la Ametralladora PKM, famosa por haber sido recuperada por los jóvenes que resistían a las hordas de la Policía, del Ejercito y los Paramilitares durante la Operación Limpieza en Jinotepe, aparece casi un año de estos tristes acontecimientos, después de una incansable búsqueda para eliminar la única prueba física de la participación del Ejercito en la represión desatada por el gobierno en contra del pueblo nicaragüense. Fue la única arma que no le “sembraron” a Alejandro Tunnerman, ya que hubiera sido incómodo para las “autoridades” mostrar el número de serie de dicha ametralladora y poder rastrear a que institución pertenecía. Convenientemente, aparece también el cadáver del señor Bismark Martínez justo antes de promulgar su propia ley de auto exculpación y en un vano intento de pasar página del asesinato de don Eddy Montes Praslim a manos de sus carceleros. Independientemente del legítimo duelo familiar, ni a Daniel Ortega ni a Rosario Murillo les importa hacer un circo con la aparición del cadáver del señor Martínez pues están acostumbrados a matar e ir al entierro. 

Puestas así las cosas, habrá que esperar a más “iniciativas” unilaterales del régimen, como las excarcelaciones del día de ayer, pensadas con el más vil y cínico objetivo de que nadie reparara en que hace un año se cometió la peor de las atrocidades, atacar con armas de fuego, francotiradores incluidos, una marcha pacífica que conmemoraba a las Madres de los caídos durante la represión de los meses de Abril y Mayo. Solo una mente perversa, malévola y diabólica es capaz de escribir alegorías cristianas en sus comunicados y a continuación mentir, manipular y burlarse de la sangre de los asesinados.

Ing. Roberto Samcam Ruiz
Mayor en Retiro Ex EPS
San José, Costa Rica

lunes, 13 de mayo de 2019

LOS OBJETIVOS ESTRATEGICOS Y LA LUCHA POR ALCANZARLOS


A fuerza de lectura en las redes sociales y de las muchas oportunidades que se tienen para compartir con los jóvenes en el exilio, nos vamos dando cuenta de cómo, con tanto bombardeo en los medios, se está confundiendo el Objetivo Estratégico de la lucha con elementos de carácter táctico.  La salida de Ortega del poder y la instauración de un nuevo modelo de gobierno en Nicaragua es y tiene que ser nuestra apuesta al largo plazo. A veces el problema es confundir lo táctico (lo de corto plazo) con lo estratégico (lo de largo plazo), o estancarse en la confusión de la inmediatez, que es lo que quiere el régimen que hagamos, mientras ellos van abonando el camino para alcanzar su objetivo fundamental, el estratégico, el de largo plazo. 

Un nuevo modelo político, económico y social a construirse en nuestra patria (lo que debiera ser nuestro Objetivo Estratégico) pasa necesariamente por la salida de Ortega del poder. La salida de Ortega del poder pasa por la forma en que esto vaya a ocurrir: por la vía cívica o por la vía armada. Descartada a priori la segunda, la primera pasa por la forma que esta salida adopte. Todo apunta al adelanto de las elecciones, lo cual pasa por la organización del pueblo nicaragüense, que a su vez pasa por tres factores claves: Unidad, Estrategia y Liderazgo. Cada quien podrá ponerle los apellidos que quiera a estos tres factores, pero si no hay unidad del pueblo en torno a una idea programática, si no tenemos una estrategia clara y definida en torno a cómo alcanzar el éxito y sin un liderazgo creíble, el fracaso nuevamente estará a la vuelta de la esquina y eso es algo que no podemos darnos el lujo. Una tercera transición fallida no puede ni debe ser posible, después de tanto esfuerzo y sacrificio. 

Hay quienes plantean a nivel teórico que los objetivos estratégicos son inamovibles, que una vez que se han establecido no se pueden cambiar. La verdad es que las circunstancias a veces obligan a transformarlos un poco sin que pierdan su esencia fundamental. Por ejemplo, durante los meses de Abril a Junio del año pasado, el objetivo estratégico de Ortega era permanecer en el poder a cualquier costo, sin importar los medios. Tenía como elementos a su favor: la posibilidad de recomponer su alianza con el sector empresarial, en tanto los once años de “Consenso” los había beneficiado; la Policía y el Ejercito de su lado, la creación de una fuerza paramilitar que podía actuar con total impunidad y una comunidad internacional tibia. Las Operaciones Limpieza y los crímenes cometidos durante las mismas transformaron el objetivo, ahora es evitar ser juzgados nacional e internacionalmente por los crímenes cometidos durante la orgía de sangre y muerte desatada durante estos meses. 

Las circunstancias han cambiado, la comunidad internacional abandonó el letargo en el que se encontraba, las sanciones norteamericanas están en marcha, la OEA finalmente transformó su complacencia con Ortega en una actitud resueltamente a favor de aplicar la Carta Democrática Interamericana, la Unión Europea amenaza con sanciones individuales y colectivas, en fin, de repente el Régimen se encuentra en su peor estado y todos piden la cabeza del dictador. Ante esto, la imperiosa necesidad es salvarse de una pena carcelaria prolongada, poner a resguardo su familia y el capital usurpado durante todos estos años de latrocinio. Un “pequeño” cambio en el objetivo estratégico. Ya no hay posibilidades del establecimiento de una dictadura dinástica, ni Rosario ni Laureano podrán darle continuidad a este sueño somocista, ni ninguno de los vástagos restantes pues todos están en la mira de las sanciones, en consecuencia, a lo máximo que podrían aspirar en un eventual y negociado proceso electoral, es alcanzar un 20 – 25 % de votos que le permitan sobrevivir en un nuevo escenario político y tratar de Gobernar desde Abajo o establecer un nuevo Pacto con las fuerzas o la fuerza que llegue a ser poder en el futuro inmediato. 

Para alcanzar este objetivo tiene varias alternativas, la más importante de ellas es negociar directamente con la Administración Trump. Ortega ha visto como las amenazas a Nicolás Maduro poco a poco se desvanecen en retórica violenta, pero no pasan de ahí y más bien se estaría planteando una suerte de negociación internacional entre Venezuela, Cuba, Rusia, China y los Estados Unidos y ahí quiere insertarse, ser la sexta silla en esa mesa, tratando de negociar amnistía a cambio de dejar el poder. Negociar impunidad y parte o toda la plata robada, a cambio de dejar en paz a los nicaragüenses. Juega, peligrosamente para sus intereses, a la baza venezolana, midiendo los plazos de Maduro, contemplando la inoperancia de los norteamericanos, que ladran pero no muerden. Tiene que mantener un equilibrio muy delicado, entre convencer a su base social de que él “zequeda” y mantener la retórica a nivel internacional de que continúa negociando de buena fe con la ACJD. Sabe que un desliz a lo interno, una duda en esa base que se sostiene por el miedo a las consecuencias por tanto crimen, sería catastrófica para sus intereses, se le desgranaría la “mazorca” y ellos mismos, los de “arriba”, serían los nuevos blancos de quienes se sentirían traicionados y abandonados a su suerte. Pero además, tiene que mantener convencido al rebaño paramilitar y al orteguismo que aún se sostiene junto a él, que estaría negociando por todos ellos, aunque las evidencias digan lo contrario. La preocupación son las sanciones a Laureano, no la de los otros enlistados. El problema es el dinero que está afuera, no la situación económica de esa base social que no tiene tratamiento especial cuando compra en la pulpería, en el mercado o en el supermercado. 

Existe un elemento adicional que no hay que dejar de lado y juega en contra de los tiempos que Ortega quiere manipular en las negociaciones con la ACJD y es el hecho de que el próximo año los Estados Unidos entran a su proceso electoral, a las primarias, para elegir candidatos Demócratas y Republicanos a la presidencia. La Administración Trump, con tantos problemas internos no puede darse el lujo de llegar a esa fecha sin resultados concretos relacionados con la “Troika de la Tiranía”, a como han bautizado a Cuba, Venezuela y Nicaragua. Han recreado en el imaginario de la base republicana el famoso “Eje del Mal” de Ronald Reagan y en algún momento tendrán que demostrar que pueden tomar acciones en contra de estos países, considerados nuevamente en la filosofía geopolítica actual, como el “Traspatio” de los Estados Unidos, el Área de Influencia norteamericana. Llegar a las Primarias sin nada en la mano no está en las consideraciones de esta Administración, que tendrá que convencer a los estados claves con gran presencia hispana y en donde cubanos, venezolanos y nicaragüenses son muy importantes para ganarlos. Una intervención en contra del régimen de Maduro suena muy improbable, tomando en cuenta los potenciales costos humanos que podría representar entrar a un país con más de 400 mil hombres y mujeres armados, independientemente de la capacidad combativa real que estos tengan. Con Cuba pasa igual cosa, un país en permanente apresto de guerra para la intervención norteamericana que jamás llega. Queda el tercero de la Troika, el más endeble política y económicamente, sin recursos estratégicos que defender por parte de los jugadores externos que si están presentes en Venezuela, con un desprestigio casi universal y con un Ejército que tiene más intereses económicos que políticos para defender. 

Puestas así las cosas no podemos perdernos en el objetivo nuestro, la salida de Ortega del poder y el establecimiento de un nuevo modelo de gobierno. Hay muchos elementos que confluyen a lo interno y a lo externo, que contribuyen o distorsionan, pero lo fundamental es mantenernos sobre esa perspectiva, en la lucha por alcanzarlo. Todo lo demás puede venir después de haberlo logrado, no antes. 


Ing. Roberto Samcam R.
Mayor en Retiro Ex EPS
San José, Costa Rica.