http://tunein.com/embed/player/s85715/ (Enlace con Radio Stereo Romance para escuchar el programa radial "Renovación en Marcha" los sábados de 8 - 9 AM y Radio Revista "Libre Pensamiento" los lunes, miércoles y viernes de 8 - 9:30 AM)

sábado, 24 de noviembre de 2012

CONSOLIDACION DEL MODELO NEO SOMOCISTA EN NICARAGUA


No importa lo que tengamos que hacer,
el error más grande seria perder el poder
aquí habrá Frente Sandinista Ayer, Hoy y Siempre.
Tomas Borge Martínez


Las últimas acciones represivas del orteguismo en contra del pueblo, que reclama desde diferentes lugares del país sus derechos políticos conculcados, evidencia una vez más la consolidación del modelo neo somocista, implantado a partir del 10 de Enero del 2007. El fenómeno vivido en estos pocos meses, antes, durante y después de las elecciones municipales, es la continuación de la violencia institucionalizada que se presentó después de las elecciones nacionales del 2011. En los meses de Noviembre y Diciembre del año pasado, el orteguismo hizo gala de los grupos paramilitares armados que gozaron de la protección de las fuerzas policiales, así como de la movilización de grandes contingentes de trabajadores del estado junto a grupos de pandilleros y antisociales, para aplacar las denuncias y reclamos de pequeños grupos de opositores en contra del fraude electoral del pasado 4 de Noviembre. Siuna, Cusmapa, Jinotepe y La Concha,  fueron algunos de los lugares donde se demostró la “fortaleza” del partido de gobierno, apaleando y abatiendo opositores desarmados con la colaboración, o al menos “la neutralidad activa” de las fuerzas del orden público.


Esta vez, el régimen ha escalado el nivel de violencia en contra de la población a niveles nunca vistos en el tiempo que lleva en el poder, tal como es el caso de Nueva Guinea, cuya población reclama con justa razón el robo de la alcaldía. El mensaje parece ser claro, el modelo neo somocista que representa el orteguismo, se consolidará cueste lo que cueste. Muy dados a los juegos de imágenes, consideran que la masividad de la represión ejecutada en este municipio calmará los ánimos del resto del país y no se repetirá el ejemplo de rebeldía en otros municipios. Es un hecho que las fuerzas desplegadas han sido desproporcionadas, tanto en número de efectivos policiales, como, según aseguran fuentes del propio municipio, el involucramiento del Ejercito Nacional con desembarco de destacamentos de paracaidistas en las afueras del pueblo. No confirmado, pero el rumor de los lugareños es suficiente como para dejar la preocupación planteada. 
 Valdría la pena analizar tal despliegue de fuerzas, ya que la relación entre Ortega y Alemán se supone que dan el suficiente margen para mantener en calma a las bases liberales de Nueva Guinea. Sin embargo, la realidad es otra, el candidato liberal estuvo huérfano de apoyo de sus dirigentes nacionales y la solidaridad vino de otras fuerzas políticas. Solo a última hora y como para contrarrestar esto último, la dirigencia del PLC se hizo presente, aunque el silencio y la pasividad mostrada durante una semana es harto elocuente. Luego está el asunto de si el municipio de Nueva Guinea representa, en términos estratégicos electorales, una gran conquista como para echar a andar la maquinaria represiva con el fin de conservarlo. Es un municipio más, de aproximadamente 70 que se han definido por parte de Ética y Transparencia, en los que hubieron serios señalamientos de irregularidades y que ponen en duda la veracidad de los números anunciados por el “Hacedor de Milagros”, el Magistrado de Facto Roberto Rivas Reyes. 

El candidato liberal demostró, actas en mano, que el triunfo le correspondió y por amplio margen. Lo que se hizo por parte del CSE, de la mano de sus estructuras municipales y departamentales, es lo mismo que hacia Modesto Salmerón en tiempos de Somoza García, cambiar las cifras de votos, dándole al dictador los votos de los conservadores y a estos los votos de los somocistas. Demás está decir que la desvergüenza de estos señores del Consejo queda fuera de toda discusión, pero arriesgar tanto por un municipio que está en la profundidad de la montaña, en un rincón casi olvidado del territorio nacional, entre la RAAN, Chontales y Rio San Juan, pareciera una locura. Pero no lo es. Precisamente su ubicación geográfica es la razón estratégica de semejante asalto a la voluntad popular. El municipio de Nueva Guinea se encuentra casi en línea recta con Monkey Point, el Puerto de Aguas Profundas a construirse una vez que se empiece a desarrollar el proyecto del Gran Canal. 

El estudio presentado por el gobierno para la construcción del Canal Seco define dos rutas alternativas y la línea del ferrocarril, que “coincidentemente” pasan por el territorio que al día de hoy se encuentra en disputa con las fuerzas del orteguismo. Controlar políticamente el municipio de Nueva Guinea, con mayoría oficialista en el Concejo Municipal, facilitaría las cosas para los interesados en la construcción del Canal, que para nadie resultaría extraño, si además del capital de inversionistas de China Continental, aparece plata nacional proveniente de las empresas de la familia presidencial, el pulpo de los mil brazos, las ALBA BUSSINES. 

El famoso “Plan B” que se anunciaba previo a las elecciones en Venezuela, cuando se dudaba hasta el último momento de la victoria de Hugo Chávez por parte de sus socios minoritarios nicaragüenses, es precisamente el amarre de la inversión China en nuestro país como sustituto de la venezolana. Inversión en Tele Comunicaciones, llevando como estandarte el Satélite mandarín, comprometido con empresarios de la gran nación asiática a un costo de aproximadamente 250 Millones de Dólares. Inversión china programada en la manufactura de partes electrónicas, por valor de Un Mil Ochocientos Millones de Dólares.  La construcción de la refinería “El Supremo Sueño de Bolívar”, a un costo de aproximadamente Seis Mil Setecientos Millones de dólares contratada con empresas  chinas.  La más que probable inversión china para la construcción del Puerto de Aguas Profundas en Monkey Point, un proyecto estimado en unos 300 Millones de Dólares y que fue “desestimado” por inversionistas brasileños. 
De acuerdo al mismo Ortega, en declaraciones de Agosto del año pasado, planteaba que: “la construcción del puerto permitiría que el país contará con dos canales secos que conectarían Monkey Point con el puerto de Corinto, en el océano Pacífico. Uno de esos canales es la carretera Corinto – Managua – Nueva Guinea – Monkey Point, de los que sólo falta construir el último tramo que tiene entre 70 a 75 kilómetros, según el comandante, mientras que para el otro habría que construir una vía férrea de 510 kilómetros que uniría ambos puntos, sólo que rodeando el Lago de Managua por su borde noreste, con lo que evitaría pasar por la ciudad de Managua”. La construcción del Gran Canal de Nicaragua está estimada por el mismo gobierno en aproximadamente Treinta Mil Millones de Dólares. De acuerdo a todas estas previsiones, poco faltará para que la sustitución del gallo pinto por el chop suey sea un hecho. 
 
Todos estos negocios que se proyectan alegremente entre la cúpula del partido – gobierno, el Gran Capital Nacional y el sector empresarial parasitario del país, pasan forzosamente por la consolidación del modelo neo somocista implantado por el orteguismo. Un modelo que privilegia a los poderosos en detrimento de las grandes mayorías, como se demuestra fehacientemente con la reciente aprobación de la Ley de Concertación Tributaria, que benefician a un reducido sector que acapara la mayor parte de las riquezas generadas en el país. Un modelo excluyente, con la misma inequidad económica del régimen somocista; que persigue el hegemonismo político para continuar disfrutando de los beneficios del poder; con una estructura social que en la base de la pirámide se encuentra el 85 % de la población en condiciones de pobreza y pobreza severa y que sostiene al restante 15 % que disfruta de esta inequidad social y económica. Un modelo que enriquece desmedidamente a la cúpula gubernamental y partidaria, lo que hace que ésta pretenda mantenerse a cualquier costo en el poder, según palabras de un difunto personaje, para continuar la obscena danza millonaria. Un modelo que a partir de ahora, y por la víspera se saca el día, el uso de la fuerza represiva institucionalizada para pacificar el país y consolidar el modelo, será la constante de cada día. Igualito al somocismo, cometiendo los mismos errores, partiendo de las mismas premisas y que casi seguro, recogerá más temprano que tarde, los mismos resultados. 
(Todas las fotos son tomadas del Diario La Prensa).